Verdades y Mentiras sobre tratamientos reductores - dona10 pilates Barcelona

Verdades y Mentiras sobre tratamientos reductores – dona10 pilates Barcelona

Son muchas las clientas que vienen a nuestro centro preguntando precios y posibles resultados de un tratamiento reductor “x” que a una amiga le ha funcionado, a otra no, ha leído opiniones mil en internet …. y nos preguntan: ¿me irá bien a mi?

Cada vez salen al mercado nuevas técnicas para reducir volumen en poco tiempo, sin esfuerzos, sin dietas, sin ejercicio, 10 sesiones a precio de 1, etc… ¿es esto posible?

En este artículo vamos a intentar poner un poco de luz en este tema dando pautas para la elección de un buen centro donde realmente os ayuden a conseguir resultados y podáis reconocer un “centro profesional” de un “centro saca dinero”:

1. No hay ni habrá ningún tratamiento que ofrezca resultados permanentes si la persona no cambia hábitos de alimentación y ejercicio al finalizarlo.

Desde la liposucción hasta la cavitación o la criolipólisis (tratamientos reductores de moda) son técnicas que pueden ayudar a eliminar volumen localizado pero luego siempre volverás al lugar de partida si se siguen ingiriendo más calorías de las que gastas. No es cierto que cuando “hago pequeño” o “rompo” un adipocito éste no se pueda volver a hacerse grande, no es cierto que cuando “extraigo” un adipocito con liposucción éste no se vuelva a reponer por otro nuevo.
Cada uno de nosotros tenemos un nº determinado de adipocitos, por ejemplo 100, y no podemos tener más ni menos, el nº es constante.  Por tanto, si sacamos un 20% de adipocitos de nuestro cuerpo, el cerebro dará ordenes para reponerlos (pero más pequeños) hasta llegar al 100%, número constante. Lo que hace que una persona tenga volumen o no lo determina el “tamaño” de estos adipocitos, si engordamos es porque algunos adipocitos se agrandan y al revés.

Conclusión: haz un tratamiento reductor para conseguir eliminar tejido graso localizado siempre y cuando luego vayas a cambiar hábitos de alimentación y/o ejercicio, sino has de saber que tarde o temprano volverás al lugar de partida.

 

2.  Todos los tratamientos reductores (excepto la liposucción, que sólo necesita el paso 1 + la extracción de la grasa) tienen que seguir 4 pasos para ser efectivos:

Paso 1: Diagnóstico corporal completo (no sólo visual). No busques “tratamientos de moda”, busca profesionales que sepan hacerte un diagnóstico coporal y sepan decirte cuál es tu metabolismo basal, tus necesidades energéticas diarias, cuál es tu porcentaje de masa grasa y masa magra, qué cantidad de grasa te sobra y qué cantidad de litros de agua te sobran por retención de líquidos. Si no te analizan y te explican esto ya es un mal inicio. Tras este diagnóstico y el diagnóstico visual hay que fijar el nº de sesiones, tratamiento a aplicar y objetivos a conseguir.

Paso 2: Si tienes exceso de grasa y está localizada, deben aplicar las técnicas más adecuadas para liberar o destruir los adipocitos. Muchas técnicas atacan al adipocito para convertirlo de triglicérido a diglicérido y de esta manera poder consumirlo con más facilidad (cavitación, ultrasonidos, mesoterapia, laser lipolítico,…). Otras técnicas buscan incrementar el riego sanguíneo y movilizar la zona adiposa para facilitar el consumo en esa zona (endermología, electroestimulación, masajes reductores, slim belly,…). Una combinación de ambas es lo ideal: destruir grasa e incrementar riego sanguíneo para facilitar el consumo.

Paso 3: Drenar líquidos y grasa que hemos descompuesto. Si el problema es sólo de líquidos y no hay grasa, saltaremos la etapa dos y haremos sólo tratamientos drenantes. El drenaje también nos ayudará a eliminar una parte de grasa vía linfática y urinaria. Presoterapia, drenajes manuales, cosmética profesional o endermología son buenos tratamientos en este sentido.

Paso 4: Consumir las grasas que estamos movilizando. Aquí viene uno de los grandes fallos del 90% de centros estéticos o medico-estéticos: no hacen nada para consumir las grasas. Sólo “recomiendan” hacer bondad alimentaria y/o un poco de ejercicio. Este es uno de los mayores motivos por los que muchos tratamientos no funcionan. El tratamiento puede destruir las grasas o incrementar el riego sanguíneo de la zona para que se consuma grasa de esa zona con más facilidad pero…… si no la consumo…. vuelve a su sitio. No es suficiente con el efecto drenante de una presoterapia para eliminar la grasa destruida. Sólo la liposucción no necesita de este paso porque extrae la grasa directamente, pero todo lo que tenga que conseguirse a partir del proceso fisiológico natural es necesario provocar un desequilibrio calórico, el cliente necesita siempre realizar un mayor CONSUMO que INGESTA de calorías. Sino lo consigue, el trabajo realizado para destruir tejido adiposo localizado no será efectivo (o poco efectivo), la grasa se vuelve a quedar donde estaba.

Tres caminos efectivos para consumir la grasa: ejercicio físico cardiovascular (no plataforma vibratoria, pues el consumo de calorías es mínimo), dieta (baja en calorías si tengo que eliminar grasa o diurética si tengo que eliminar líquidos) y electroestimulación (apartología de alta potencia como Caci Quantum, no pequeños aparatos).

Conclusión: debo realizar 4 pasos en todos los tratamientos. El paso 1 para saber el protocolo más adecuado para mí. El paso 2 y 3 para destruir grasa y drenar. Y el paso 4 para consumirla. Muchos centros aplican sólo el paso 2  (cuando quizás necesitas trabajar sobre el 3 y al revés). Pero es muy común no hacer el paso 1 ni el paso 4.

 

3.  El precio.

¿Cómo es posible que un centro cueste un tratamiento 90 euros por sesión y en otro el mismo tratamiento 5 euros por sesión (ofertas de grupon, let’s bonus, etc…)?

¿Y cómo es posible que alguien compre un tratamiento de 5 euros por sesión? ¿Qué espera conseguir?

Nuestra recomendación:

Huye de los centros que hacen estos precios tan económicos. Son siempre centros “saca dinero”. Cualquier persona con 2 dedos de frente entiende que no pueden hacer un tratamiento tal como hemos explicado por este precio. Y esta es la única manera de conseguir resultados.

Entre 40 y 60 euros la sesión es un precio razonable para sesiones reductoras con aparatología o tratamientos manuales con cosmética de calidad. Por este precio puedes encontrar centros que ofrezcan lo que en este artículo hemos expuesto.

Precios superiores puedes encontrarlos en centros médico-estéticos donde vas a tener una atención aún más profesional, con soporte médico, la mejor apartología, etc…

Es el momento de preparte para el verano!

 

Artículo escrito por el equipo del departamento de belleza de dona10: Iris Palencia, Ester Martinez y Laia Amillano.