necesito relajarme - dona10 centro de pilates y belleza Barcelona

Necesito Relajarme

El cuerpo, en su constante trabajo por mantenernos en movimiento y en estado de alerta genera gran tensión interna y provoca numerosos cambios en nuestras funciones vitales que en muchas ocasiones acaban en alteraciones físicas como dolor de espalda o de cabeza y alteraciones psicológicas como ansiedad o depresión. No solemos ser conscientes de esta situación hasta que nos vemos al límite de nuestras posibilidades, cuando cambiar los hábitos ya es muy difícil… pero no es imposible. Lee este post y conocerás cómo relajar tu cuerpo y tu mente.

  • Cómo relajarse

Existen muchas técnicas de relajación, pero lo más importante es encontrar la que nos va bien a cada uno de nosotros. Deberíamos empezar la casa por abajo, por los cimientos. Lo primero es conocer cómo nos sentimos física y mentalmente en este momento y auto-diagnosticarnos. Si no conoces bien tu cuerpo debes aprender con métodos de ejercicio físico como el Pilates, el Yoga o la Reeducación postural. Estas técnicas de gimnasia suave te enseñan cómo es nuestro cuerpo y cómo funciona para que podamos detectar y eliminar molestias y dolores, son una base imprescindible para remediar todo tipo de molestias corporales relacionadas con la tensión y el estrés. Debemos recordar que el cuerpo es el medio del que disponemos para relacionarnos con nuestro entorno y un cuerpo sano siempre es necesario para sentirnos bien globalmente. De todos modos, esto no es suficiente,  además de tener un cuerpo sano debes conservar una mente clara y relajada.  ¿Cómo conseguirlo? ¿se puede aprender a relajar la mente? La respuesta es sí.

En los últimos años se han ido implantando métodos de trabajo físico que tienen muy en cuenta la conexión cuerpo-mente, hacer ejercicio físico y tener la mente en otro sitio o tenerla en blanco es hacer el trabajo a medias. Una de las técnicas que aporta mayor relajación mental es aprender a realizar una buena respiración.

  • La respiración

Una respiración completa y consciente es una buena herramienta para normalizar los estados de nerviosismo, irritabilidad y ansiedad provocados por factores ajenos a nosotros (como el trabajo, los estudios, malos hábitos, etc.), y para disminuir la tensión y la fatiga muscular. Identificar estas situaciones nos permitirá actuar sobre ellas de la manera más natural que existe: respirando.  Los estados de tensión o nervios nos impiden tener una buena respiración, sin darnos cuenta dejamos de utilizar el diafragma y la musculatura principal involucrada en este acto tan vital y pasamos a usar músculos accesorios (no principales) que se agotan con gran facilidad provocando una mala oxigenación. ¿Sabías que el cerebro necesita un 20% del oxigeno que respiras a cada momento para poder realizar todas las tareas diarias? Si no tenemos suficiente oxígeno empiezan todos los desequilibrios.

En las clases de Pilates utilizamos la respiración costal, ponemos énfasis en movilizar la caja torácica aumentando su diámetro y utilizando los músculos principales (transverso, intercostales y oblicuos) para conseguir la mayor capacidad respiratoria con el mínimo coste de energía.

Nuestra propuesta para empezar es muy sencilla:

  • En tu casa: durante 5  o 10 minutos sólo vamos a pensar en respirar. Siempre bien sentado sobre nuestros isquiones (también podemos estirarnos) nos concentraremos en inhalar en 4 tiempos, aguantar el aire 1 segundo y exhalar en 4 segundos. Mantendremos el ritmo, la cadencia, contaremos los tiempos mentalmente y ponos oco a poco notaremos que podemos alargar más la inhalación y la exhalación. En cada inhalación entrará en nuestros pulmones aire limpio y con cada exhalación se irá el aire viciado, las malas sensaciones. Seguramente oiremos ruidos, nos vendrán imágenes  que interrumpirán nuestro ritmo, no pares, déjalas pasar y sigue inhalando y exhalando. Guarda los cambios en tu memoria, asocia  el relax físico que empiezas a sentir con tu respiración, nota como bajan tus pulsaciones y cómo tu mente descansa…
  • En dona10: aprenderás a respirar en todas nuestras clases de Pilates y Yoga. En las primeras sesiones quizás no consigas mucha sensación de relajación, pero si tienes un poco de paciencia y ganas de aprender los beneficios son cada vez más evidentes.

Artículo escrito por Maria José Cañas y Elena Fernádez del departamento instructores de dona10.